Trabajadores de Colmena denuncian irregularidades en el pago de sus salarios

Los dirigentes también acusaron hostigamientos a los trabajadores que adhirieron a la huelga realizada entre el 26 de octubre y 4 de noviembre.
               
Así lo dio a conocer la presidenta del Sindicato Nacional de Colmena Golden Cross (que agrupa a vendedores y administrativos) Verónica Navarrete. El sindicato interpondrá una demanda en contra de la isapre ante la Inspección del Trabajo y tribunales laborales por vulnerar la ley que regula el pago de la “semana corrida”.
“La semana corrida se paga a los vendedores que trabajan con rentas variables. Hay un promedio que, legalmente, nos deberían pagar pero ellos las están descontando de nuestras propias comisiones: la pagan pero la pagan mal. Nosotros mismos estamos pagando nuestra “semana corrida”. Y todavía hay sueldos base de $89000 y hacen el mismo ejercicio, la descuentan de las comisiones y la suman para levantar el sueldo base”.
La dirigente, explicó que la empresa se maneja con siete distintos contratos para la venta de un mismo producto y que hay trabajadores que llevan 10, 15 años en la empresa y tienen  sueldos base que oscilan entre los $89000 a $115000, cuestión que también pedirán a la justicia laboral que revise.
“Todo esto es una práctica habitual, lo que pasa es que nunca había habido un sindicato que pudiera denunciar esto; nadie se atrevía a denunciarlo. Hay un único trabajador, en Copiapó que se atrevió a denunciarlo y lo despidieron y ahora él está en juicio también”
Sobre el maltrato a los funcionarios, denunció que éste “es terrible, es como un patrón de fundo. Nos tratan mal. Hay jefes que tratan a garabatos a la gente, por eso se formó este sindicato, por una jefa que los trataba a garabatos (…). La gente no tienen dónde calentar su comida; se la comen fría; no hay un lugar donde puedan comer su almuerzo caliente porque a los jefes les molesta el olor”.
También, explicó que interpusieron  una denuncia ante la Superintendencia de Isapres ente que ya estaría fiscalizando a la empresa porque “aquí hay mucha vulneración en las prácticas para ingresar clientes”.
La huelga (a la que se sumaron más de 400 trabajadores) se vieron obligados a terminarla “porque la empresa no nos iba a dar ningún beneficio salvo mantenernos lo que ya teníamos. No tenía sentido seguir con la huelga porque iban a seguir descontando los sueldos”.
Asimismo, la dirigente contó que tras el fin de la huelga “hay socios que ya están siendo afectados, por ejemplo los vendedores”.
Para Navarrete, la postura de la empresa es evidentemente antisindical: “ellos, en el fondo, querían dejar mal al sindicato, debilitarlo que no tuviera ningún valor el estar en él y que la gente no nos creyera”.


Fuente: cut.cl
Comparte en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario